5 pequeños cambios que marcarán una gran diferencia en tu vida

A todas nos gustaría mejorar algún aspecto de nuestra vida. Es común que muchas de nosotras tengamos varias responsabilidades y a menudo nos encontramos cansadas y estresadas, por lo que nos gustaría encontrar el secreto, la fórmula mágica, para ser más eficientes y positivas y sentirnos espléndidas.

Aunque no nos demos cuenta, la mayoría de las cosas que deseamos cambiar de nosotras mismas son fruto de nuestros hábitos. Éstos determinan el estado de nuestra salud física y emocional, lo cual se refleja en cómo nos sentimos; hago algo que me sienta mal para sentirme bien a corto plazo pero sé que pronto me volveré a sentir mal de nuevo. ¿Te suena?

En este artículo, tratamos de romper ese círculo vicioso que te genera malestar en uno o varios aspectos de tu vida. Para ello, el primer paso es introducir pequeños cambios. Poco a poco hará que te aficiones a elegir lo que más le conviene a tu cuerpo y tu mente de manera controlada, sin dejarte influenciar por el estrés o la ansiedad. ¿Lista? ¡Comencemos!

  1. Bebe más agua

Probablemente, ya has oído millones de veces que hay que beber una media de 2 litros de agua al día, pero no te ves capaz. No te agobies pensando que tienes que beber 2 litros u otra cantidad determinada. Lo importante es que siempre tengas una botellita de agua cerca y cuando te sientas cansada o quieras picar más de lo necesario, refréscate con un gran vaso de agua. Muchas veces confundimos la sed con el hambre porque nuestra boca está seca. Si te acostumbras a tomar agua, verás cómo tu piel y tu cuerpo mejoran: tu piel estará más hidratada, tu cuerpo eliminará las toxinas más fácilmente y tus digestiones serán mucho más agradables. ¿Merece la pena o no?

  1. Sé consciente de las cosas que te dices a ti misma y elije quererte

Ten en cuenta que por la mañana recién levantada, nadie se piropea en frente del espejo. Todas tenemos alguna parte de nuestro cuerpo que nos gustaría cambiar. Solemos compararnos con las estrellas de televisión que invierten más tiempo y dinero en su cuerpo del que nos imaginamos y nosotras tenemos cosas más interesantes que hacer con nuestro tiempo y dinero, ¿a qué sí?

No seas dura contigo misma; sé sincera: ¿estás sana?, ¿hay algo que te gustaría cambiar y está en tus manos cambiarlo? ¡Hazlo! Si no está en tus manos, pregúntate por qué no te gusta. Si has padecido alguna enfermedad y tienes algún complejo por ello, piensa que eres fuerte por seguir adelante, y que una pequeña “imperfección” no te hace menos importante, sólo es una parte más de tu vida.

De la misma manera, no te atormentes con pensamientos negativos en relación a tu persona. Si te equivocas, intenta aprender para no volver a repetir el error, pero no te culpes por algo que ya no puedes cambiar: ¡aprende!

pequeños cambios que marcaran tu vida beauty 2

  1. Dedica un rato al día a no hacer nada en absoluto

Sí, ¡te lo mereces! Aunque tengas un millón de obligaciones, tú eres lo primero en tu vida, y tú te mereces ese ratito para hacer lo que te dé la gana: ver la tele, pasear, tomar un café, sentarte en un parque… cosas que quizá pienses que no sirven para nada, pero que de hecho, están despejando tu mente y recargando las energías en tu cuerpo. Busca esos 30 minutos al día, como mínimo, para compensarte por todo lo que haces e intenta que sea más tiempo durante los fines de semana y vacaciones. Piensa que seguir forzando la maquinaria es anti-producente y busca ese momento del día donde necesitas hacer el parón y ¡relájate! Si eres de las que les gusta probar cosas nuevas, intenta practicar la meditación para aprender a controlar tu mente y relajar todo tu cuerpo de manera profunda.

  1. Haz ejercicio regularmente

Otro de los consejos que probablemente ya habrás oído pero no has conseguido la motivación para llevarlo a cabo: busca otros 30 minutos en tu día y, en esta ocasión, ¡sólo 3 días a la semana! ¿No te parece ahora mucho más sencillo? Además, no necesitas moverte de casa: hay millones de vídeos en YouTube con rutinas de 30 minutos para practicar en casa: busca los tuyos y ¡adelante! Verás cómo te empiezas a sentir más enérgica, te liberas del estrés y, por supuesto, ¡te ves mejor!

  1. Controla tu dieta

En este caso, el secreto está en controlar lo que comes, aprender a elegir lo que es bueno para ti: la ansiedad y el estrés proliferan que hagamos malas elecciones. Sin embargo, si reconoces que la mayoría de las veces lo podrías evitar pero nunca te animas a dar el paso, aplica de nuevo nuestra fórmula mágica: introduce pequeños cambios. Cambia tus snacks por frutas y las patatas fritas por unas deliciosas verduras con especias. Poco a poco te darás cuenta que ya no quieres volver a maltratar tu cuerpo con comidas pesadas y grasientas, que no hacen nada por ti ¡ojo! una excepción de vez en cuando, no hace daño a nadie.

Y hasta aquí nuestros cinco consejos fundamentales, que como ves, son facilísimos de llevar a cabo. Piensa que los malos hábitos como consumir comida basura, tomar mucho alcohol, fumar… nos causan una sensación positiva que no dura en el tiempo; al cabo de unas horas, sólo queda el daño que hemos hecho a nuestro cuerpo. Así que, empieza a quererte y a amar las cosas sanas que puedes hacer por tu mente y por tu cuerpo.

Recuerda: si tienes alguna duda, consulta a un especialista.

Related Post

Leave a Reply